Automatización: la preparación de las cadenas de suministro para el próximo pico inesperado

Las compras motivadas por el miedo al inicio de la crisis de COVID-19 asombraron a las tiendas minoristas, y a menudo dejaron vacías las estanterías de alimentos y productos esenciales. Esto desencadenó el temor de los consumidores a que los minoristas se quedaran sin existencias y provocó más compras motivadas por el miedo en cuanto se dispuso de productos como papel higiénico, artículos de limpieza y desinfectantes para las manos. De hecho, los almacenes y centros de distribución tenían suficiente capacidad de inventario, solo que los puntos de venta no podían reabastecerse con la suficiente rapidez.

En el pasado, las cadenas de suministro globales han demostrado la capacidad de aumentar su capacidad para hacer frente a los picos de demanda de los consumidores, pero por lo general, solo durante la temporada navideña. Sin embargo, esto no preparó a los minoristas para hacer frente a la demanda inesperada que provocó la crisis del COVID-19. ¿Por qué? Con frecuencia, las cadenas de suministro son demasiado rígidas para gestionar los incrementos imprevistos en la demanda.

A medida que los minoristas y las cadenas de suministro enfrentan un aumento en la presión de la demanda sostenida de los consumidores, deben integrar la tecnología de automatización con rapidez para hacer frente a los altibajos que traerán los eventos inesperados: hoy es el COVID-19, pero quién sabe qué nos depara el futuro.

Con frecuencia, las cadenas de suministro son demasiado rígidas para gestionar los incrementos imprevistos en la demanda.

La demanda inesperada puede activar las cadenas de suministro

En un día común, los almacenes de distribución funcionan al 90-95 % de su capacidad y los modelos actuales basan los niveles de inventario de las tiendas en las tendencias de compra de los meses anteriores. Tanto los minoristas grandes como pequeños revisan y evalúan esta información de manera mensual, semanal y cada hora para anticipar los productos que comprarán los consumidores. Esta situación solo cambia cuando se preparan para las temporadas altas a causa de las fiestas, en las que los minoristas planifican según las tendencias de compra de años anteriores y con base en las predicciones para la próxima temporada. Pero esta preparación se lleva a cabo meses, incluso un año antes del pico de las compras navideñas.

Para hacer frente a la demanda inmediata de la crisis del COVID-19, Amazon y los servicios de entrega de terceros siguen su manual de estrategias navideñas y contratan con urgencia a trabajadores para almacenes y entregas para realizar la logística de pedidos. Sin embargo, esta es solo una solución provisoria. Son necesarias soluciones permanentes de software y tecnología de automatización para hacer frente a los aumentos inesperados de manera más eficiente y rentable a largo plazo, y al mismo tiempo, proporcionar el beneficio extra de limitar la cantidad de intervención humana.

Flexibilizar una cadena de suministro presionada

La crisis de COVID-19 ha dejado muy claro que los minoristas (especialmente los de comestibles) deben considerar la tecnología de automatización en toda su cadena de suministro para garantizar la capacidad y la flexibilidad necesarias y hacer frente a los rápidos cambios en el tráfico de clientes en las tiendas y en línea. Incluso antes de la pandemia, las tiendas de comestibles se esforzaban por perfeccionar la logística de pedidos para hacerlo sostenible y rentable en una industria con márgenes de beneficios bastante ajustados.

En la actualidad, los problemas existentes se han agravado, lo que dificulta aún más la logística de pedidos en las tiendas y en línea. A principios de marzo, las tiendas de comestibles experimentaron un fuerte aumento en el tráfico de personas en las tiendas con el comienzo de las compras motivadas por el miedo, y se apresuraron a reabastecer los estantes con los productos esenciales necesarios. Después de algunas semanas, la afluencia de público en las tiendas se redujo debido a la aplicación de políticas de distanciamiento social y de refugio en el lugar en todo el país, lo que hizo que aumentaran las compras en línea con entrega a domicilio o recogida en la acera.

Las tiendas minoristas con soluciones de microprocesamiento pueden cambiar de aplicación con rapidez para atender el procesamiento en la tienda, la recogida en la acera o para asistir a otras tiendas cercanas.

Anticiparse a lo inesperado

Ahora, todos los minoristas deberían considerar la tecnología de automatización y el software logístico para dotar a sus cadenas de suministro de la agilidad necesaria para hacer frente a los aumentos imprevistos. Por ejemplo, el microprocesamiento es una solución que puede instalarse en la parte trasera de las tiendas existentes o en centros de distribución cercanos o tiendas virtuales para atender a los consumidores cercanos. Aunque el microprocesamiento está pensado en gran medida para los pedidos de comercio electrónico, puede ser bastante flexible. Las tiendas minoristas con soluciones de microprocesamiento pueden cambiar de aplicación con rapidez para atender el procesamiento en la tienda, la recogida en la acera o para asistir a otras tiendas cercanas.

Además, la automatización limita la interacción humana con el inventario. Con la seguridad y la salud de los empleados como máxima prioridad, tecnologías como los vehículos de guiado automático (AGV) y los sistemas de almacenamiento en lanzadera/de secuenciación separan a los empleados de las zonas de trabajo. Gracias a la automatización, los minoristas pueden funcionar durante una pandemia y mantener los protocolos de seguridad de los empleados.

La integración del software logístico en todos los centros puede ofrecer una visión integral de toda la cadena de suministro. Los minoristas pueden utilizar los datos conectados para tomar decisiones más eficaces con base en los comportamientos de compra de los consumidores, incluso las compras motivadas por el miedo, para determinar las necesidades de inventario, hacer frente a los principales picos de demanda y evitar el tiempo de inactividad.

Preparar al comercio minorista para el futuro

Si los minoristas se hubieran adelantado en la implementación de la tecnología de automatización y el software de logística, habrían podido reaccionar con más rapidez a los comportamientos de compras motivadas por el miedo y centrar sus esfuerzos en la veloz producción y reabastecimiento del inventario. Es posible que los picos imprevistos sean la nueva normalidad. Para que los minoristas puedan afrontar los desafíos del inventario con el tamaño correcto y prepararse para el próximo aumento inesperado de la demanda de los consumidores, deben crear más capacidad, agilidad y flexibilidad en las cadenas de suministro.

Historias relacionadas

Comencemos

Cuéntanos tus necesidades y nuestros expertos te guiarán en el proceso

Rellena el formulario o llámanos

+34 (91) 205 7700