DEMATIC BLOG

Transformación Digital

Personas y tecnología en la punta de lanza hacia la logística más digital

2020 se presenta como el año digital por excelencia para el consumo, llegándose a requerir una inmediata transformación de la logística como industria vertical que acompaña a las empresas en el cambio y convirtiendo al mercado en un entorno altamente competitivo, agresivo y donde no todos caben. La ley de Darwin se aplica más que nunca a nivel empresarial y si hay algo claro es que aquellas empresas que no se adapten a las nuevas exigencias del mercado, tenderán a desaparecer.

Innumerables expertos se basan en los últimos estudios que analizan las fortalezas y debilidades de la logística como aliado del nuevo paradigma del consumo y la distribución, para confirmar que, entre las cuatro paredes de esta disciplina, el futuro será digital o no será.

Y es que ya ha quedado claro que nos encontramos en la era de los algoritmos, una tendencia crucial que en Supply Chain no ha dejado de testarse y que ya ha traído grandes resultados para la intralogística de muchas empresas.

Si tenemos en cuenta que, según el experto en transformación digital en logística Guillermo Pérez Morales, en 2025 habrá 10 veces más de cosas conectadas que hoy (concretamente 75.000 millones de dispositivos), queda de manifiesto que la velocidad a la que digitalizamos nuestra vida, requiere soluciones que acompañen al cambio.

Más digitales, más eficientes

Es indudable que el aterrizaje de la tecnología ha facilitado un mejor seguimiento de la labor logística y la temprana detección y resolución de posibles incidentes en dicho entorno.

Por ello, podríamos decir que, hoy en día, una logística más tecnológica, automatizada y digital, es la única apuesta segura para garantizar flexibilidad y eficiencia.

Desde el punto de vista empresarial y sin tener en cuenta las particularidades de la logística, la transformación digital y la consecuente llegada de determinadas tecnologías disruptivas ha sido y es una parte esencial y revolucionaria para las compañías. La era digital y la inmersión hacia la Industria 4.0, ha hecho que las organizaciones se vean obligadas a adaptarse a las exigencias de los usuarios con tecnología y talento digital.

De algún modo, la forma de conseguir procesos rápidos, sin errores, que actúen bajo sistemas predictivos, sean flexibles y garanticen eficiencia y brillantez, pasa por el desarrollo e implementación de tecnologías y procedimientos digitales que impulsan esa excelencia.

Extrapolado al sector logístico, tan vertical y crucial para la economía, cabe destacar que este se ha visto empujado y obligado por una marea tecnológica que no pasa inapreciable por él.

Es decir, si el tejido empresarial se está transformando digitalmente e implementando novedades para mejorar sus tiempos y calidad, la logística no puede quedarse fuera y estas organizaciones instan al sector a ser más digital y 4.0.

Las organizaciones, en esta línea, también trabajan para conseguir la eficiencia en sus cadenas de suministro, las cuales deben ser más fiables, rápidas, seguras y flexibles.

Podríamos decir que el sector logístico se ha visto beneficiado por tendencias como el crecimiento del comercio electrónico, la omnicanalidad, las plataformas digitales intermodales y la aparición de startups, entre otros, habiéndose convertido en un sector de vital importancia para satisfacer las necesidades de los consumidores en tiempo y forma.

Tecnologías en auge que marcan la tendencia de 2020

Si nos enfocamos en cómo fueron las anteriores revoluciones industriales y en los componentes que trae la cuarta, podríamos decir que igual que ocurrió con la revolución del Lean Manufacturing, en la que al productividad logró llegar a incrementarse en un 40%, en la revolución digital que vivimos ahora, podría ocurrir con la misma o mayor fuerza.

Estas mejoras de productividad están motivadas por la llegada de las Operaciones 4.0, un término acuñado por Rafael Westinner, experto de McKinsey & Company.

Es evidente que la tecnología solo contribuye a la mejora continua de la productividad, pero ¿cómo lo hace realmente? Existen numerosas tendencias que han estado merodeando durante los últimos años y que este 2020 llegan pisando fuerte para marcar la diferencia.

  • Robótica: es la tendencia por excelencia que se nutre de tecnología y sin la cual ya es imposible ofrecer determinados estándares de calidad a nivel logístico. Integradores logísticos, expertos en desarrollos automáticos o gigantes del eCommerce como Amazon, ya desarrollan internamente robots logísticos propios para funciones que van desde el embalaje, el almacenamiento, la recolección y el transporte, hasta la preparación de pedidos capaces de empaquetar hasta 5 veces más rápido que los humanos. Otra de las tendencias a remarcar en esta línea, es que 2020 será el año para empezar a familiarizarnos con los Robots-as-a-Services (RaaS).
     
  • Automatización: tener una instalación logística automatizada total o parcialmente aporta la capacidad de incrementar la productividad, optimizar el flujo de materiales con un stock óptimo en un espacio más compacto y una preparación de pedidos mucho más eficiente en comparación con procesos manuales. Otra de sus múltiples ventajas es contrarrestar las dificultades de contratación durante los picos de actividad y reducir las duras condiciones de trabajo eliminando algunas tareas de bajo valor añadido. Si una de las prioridades ahora es reducir errores y aumentar la trazabilidad, la automatización logística es un must cuando se busca máxima calidad, eficiencia y predictibilidad.
     
  • Realidad Aumentada: ya es el presente y seguirá marcando la diferencia en logística gracias a su capacidad para mejorar la precisión y eficiencia tanto en los trabajadores como en la realización y preparación de pedidos. Con esta tecnología es posible visualizar la ubicación de los productos y la información de los pedidos, su estado y seguimiento a través de un elemento tan sencillo como unas gafas.
     
  • Blockchain: es otra de las soluciones adaptadas a la cadena de suministro más importantes. Esta garantiza la trazabilidad del producto, el seguimiento de su curso a lo largo de la cadena de distribución y la seguridad en las transacciones. Además, si Blockchain es programable se puede prever el lanzamiento automático de los pagos al recibir la mercancía. Una de las aplicaciones más potentes de Blockchain y que está dando un giro en logística es el Smart Contract: contratos inmutables que se distribuyen entre todos los nodos de la red, sin que pueda ser alterado por alguno de ellos.
     
  • Softwares de gestión: la utilización de un software específico también favorece la automatización del trabajo dentro del almacén. El acceso a los datos obtenidos sobre la carga permite tomar mejores decisiones de negocio. Un software siempre va a facilitar la entrada en el sistema y una gestión más rápida de un almacén. Los softwares de gestión para logística, independientemente de si están enfocados a stock o a distribución de mercancías, aportan innumerables beneficios en términos de productividad, visibilidad y alcance.
     
  • Big Data: Esta tendencia tecnológica es la que da sentido a los valiosos datos obtenidos en un software de gestión. La gestión masiva de datos de forma correcta aporta la imprescindible capacidad de analizarse posteriormente. Esto es lo que permite tomar decisiones cruciales que van a modificar los modelos de negocio a nivel operativo.
     
  • IoT: todo lo expuesto anteriormente carece de sentido si somos incapaces de integrar cada uno de los eslabones digitales que compongan una Supply Chain 4.0. Tanto el 5G como el Internet de las Cosas van a jugar un papel esencial en el sector logístico este 2020 logrando la culminación de los procesos digitales cerrando el circulo con la integración de todos los dispositivos que se utilizan dentro y fuera del almacén en una sola operativa que llegue a ser: productiva, eficiente y automatizada.
     

Una transformación digital muy enfocada en las personas

Muy a diferencia del falso mito que dice que, a más tecnología y digitalización, menos personas para trabajar en industria, los expertos en transformación digital y en retención de talento aseguran que los empleos en este sector evolucionarán hacia otros más sofisticados dignificando la profesión.

Además, ante una situación tan abrumadora como la que se viene encima del sector, es fundamental saber tomar decisiones y esto siempre estará en la esencia de las personas. El gran paso hacia la transformación digital también está en formar a los responsables de operaciones de las empresas para que sepan qué pasos deben dar en su apuesta por la digitalización.

Así, las personas serán la punta de lanza en el cambio para superar la brecha digital que nos separa de una excelente y tecnológica Logística 4.0.